¿Quién es Diana Miranda-Murillo y a que te dedicas?
Soy de Costa Rica y he vivido en los Estados Unidos por 16 años. Yo era bibliotecaria en Costa Rica y cuando vine a este país, quería seguir haciendo lo que más me gusta, así que me inscribí en el programa de bibliotecología de la UT Austin. La bibliotecología es una de mis pasiones porque me permite ayudar a las personas de muchas maneras.

¿Cómo llegaste a la Biblioteca Pública de Austin?
Cuando me gradué de UT Austin, apliqué por varios trabajos y logré que me contrataran como bibliotecaria referencista. Trabajé en ese departamento por 5 años y luego me pasé al departamento de adquisiciones. Los bibliotecarios que trabajamos aquí somos los que escogemos cuáles son los mejores libros para agregar a las diferentes bibliotecas públicas. En este momento yo soy la persona que selecciona libros de ficción en inglés para adultos pero también selecciono materiales en español y otros idiomas para niños, jóvenes y adultos tanto en formato de papel como electrónico.

¿Qué es lo que más te gusta a hacer ahí y porqué?
Como comenté antes, mi trabajo es encontrar y seleccionar los mejores libros, películas y música para las personas de nuestra comunidad. En el caso de los materiales en español, sé que lo que compro para que luego esté en las bibliotecas va a ayudar a nuestra comunidad de varias maneras. Por medio de materiales como libros, las películas y la música, los adultos y los niños se mantienen conectados a su cultura y su idioma. Es muy importante mantener nuestras raíces vivas y pasar ese conocimiento a las nuevas generaciones. Por medio de estos materiales también aprendemos o recordamos a nuestros grandes pensadores y escritores, y así, valoramos nuestro idioma. Me gusta que muchas personas se acercan a la biblioteca y aprenden algo nuevo, en su idioma. Esta es mi pasión, el poder hacer que los miembros de nuestra comunidad crezcan como personas, leyendo y aprendiendo en su idioma a pesar de estar lejos de su patria.

¿Porqué escogiste esta carrera? Qué fué lo que te atrajo de ella?
Cuando era pequeña, mi mamá me llevaba cada sábado por la mañana a la biblioteca pública para niños que teníamos en San José, Costa Rica. Era el mejor día de la semana, no sólo porque podía pasar tiempo con mi mamá, quién trabajaba fuera de casa, sino porque en la biblioteca habían señoras (bibliotecarias) que nos leían cuentos, habían títeres y podíamos hacer muchas cosas lindas. En mi casa leía con mi familia todo el tiempo así que para mí visitar la biblioteca era como un paraíso porque podía llevar muchos libros más a mi casa. En mi adolescencia, hice trabajo voluntario en la biblioteca de mi colegio y pude conocer un poquito más sobre lo que era ser un bibliotecario. Mi primer carrera fue en el área de turismo y hotelería, pero me llegó un boletín sobre la Escuela de Bibliotecología de la Universidad de Costa Rica y cuando lo leí sentí que esa debía ser mi carrera. Lo que más me atrajo fue la idea de servir a la comunidad a través de los libros y la información.

¿Diana, tu piensas que con el internet y la tecnología la gente dejará de leer los libros impresos en papel?
Cada vez que aparece una nueva tecnología, siempre se piensa que la nueva suplantará las tecnologías anteriores. En el caso del libro esto no es cierto. En este momento, el mercado del libro electrónico se ha estabilizado un poco más y se ha visto que en muchos casos las personas leen los dos formatos.
Con el Internet y la tecnología, lo que sí está en riesgo es el encontrar información confiable. En el pasado, las personas recurrían a los libros o las bibliotecas cuando necesitaban encontrar información. Hoy hacen búsquedas en Internet y se basan en eso para tomar decisiones financieras delicadas o sobre su salud pero olvidan que un altísimo porcentaje de la información que está en Internet no es correcta o viene de fuentes dudosas. Si se quiere encontrar información de la vida de un cantante, o algo simple como eso, el Internet no está tan mal pero si se quiere encontrar información sobre enfermedades o asuntos más delicados, la biblioteca es el mejor lugar para investigar.

Aparte de libros, ¿Qué otros programas podemos encontrar en las Bibliotecas Públicas de Austin?
Además de libros tenemos películas, música y libros en audio que son una excelente opción para aquellos que no tienen tiempo de sentarse a leer o que tienen un viaje largo al trabajo o de regreso a casa. También tenemos libros en formato electrónico que pueden bajar a su computadora, tableta o teléfono celular y películas y música que también pueden acceder a través de su computadora o dispositivos electrónicos.
En la Biblioteca ofrecemos muchos programas para toda la familia, por ejemplo, tenemos la Hora del Cuento en Dos Idiomas para los chiquititos de la casa, ofrecemos Talk Time que es un grupo de conversación para mejorar el inglés, no hay que inscribirse y tampoco tiene que participar cada semana, sino cuando pueda. Tenemos grupos de adultos que se reúnen a colorear para bajar los niveles de estrés, tenemos un programa también para adultos que se llama Night Crafters donde hacemos alguna manualidad y les damos todos los materiales y muchos muchos programas más.

¿Cuál ha sido la experiencia más enriquecedora en el trabajo que realizas en la Biblioteca?
Cada día llegaba un señor a la biblioteca, se sentaba en una mesa apartada de todos y lo veía que buscaba en el estante el mismo libro. El libro era “Inglés para Dummies”. Poco a poco, comencé a conversar con este señor y me contó que él trabajaba instalando techos en las casas. A las 10 de la mañana en los días de verano, ya no podía trabajar más porque el calor era insoportable así que venía a la biblioteca a estudiar inglés. Le pregunté que por qué no llevaba el libro a casa y me dijo que no tenía una tarjeta de biblioteca. Le expliqué qué hacer para obtener por una y le ayudé a llenar la aplicación. Cuando regresó con su tarjeta, tenía una sonrisa radiante y no podía creer que ahora podría llevar el libro prestado y leerlo en su casa o en cualquier otro lugar. Esa tarjeta de biblioteca le hizo inmensamente feliz. Este es uno de los muchos momentos que confirman que estoy en la profesión correcta porque mi pasión es servir a mi comunidad.

¿En algún momento de tu vida, hubo alguien que te dijera Diana, no estudies eso, mejor dedicate a otra cosa? Si eso pasó, que le dirías hoy a esa persona si la tuvieras frente a ti?
Hubo una persona que me dijo: ¡Uy! ¿Cómo vas a trabajar en un lugar que no tiene “ambiente”? Supongo que se refería a que aparentemente, las bibliotecas son muy silenciosas. También hubo otra persona que me dijo que para qué estudiaba tanto, que con un solo título universitario estaba más que bien.
Si tuviera esas personas al frente, no les diría nada, sólo les contaría lo feliz que me siento cada día por hacer lo que me gusta.

¿Cómo podemos los padres de familia involucrar más a nuestros niños en la lectura?
“Predicar con el ejemplo” decía mi abuelita. Si los niños no ven a los adultos leer, les costará establecer una conexión con los libros. Ya sé que muchas personas se la pasan bien ocupadas, que tienen dos o tres trabajos y corren de un lugar a otro todo el día. Pero si se sientan y leen el periódico, una revista o un libro por lo menos diez minutos, eso hará magia con sus hijos. Otro elemento muy poderoso es el de leerle a los niños antes de ir a dormir. Después de un largo día no hay nada mejor que sentarse con los hijos a leerles un cuento. Contarles un cuento que nos imaginamos, también cuenta.

¿Cuál es el libro o escritor favorito de Diana Miranda-Murillo?
Esta es una pregunta muy difícil porque tengo muchos escritores y libros favoritos. En cuanto a escritores, me encanta el escritor uruguayo Horacio Quiroga. Cuando hablamos de libros, me gusta mucho el género que se llama ficción histórica. En este género aprendemos mucho de la historia de una forma entretenida porque nos la cuentan como si fuera una novela. Algunos datos se alteran para hacer la historia más interesante pero los escritores hace muchísima investigación en archivos para poder escribir estos libros. Dos títulos de este género que recomiendo son “El Imperio Eres Tú” de Javier Moro y “La Reina Descalza” de Ildelfonso Falcones. También soy fanática de los cuentos, esos relatos cortitos que a veces nos dejan la cabeza dando vueltas como los cuentos ultra cortos del escritor Rogelio Guedea en el libro “Del Aire al Aire”.

¿Tienes algúm proyecto en mente o algo que te gustaría realizar?
En este momento lo que me gustaría es poder atraer más personas que hablen español para hacer trabajo voluntario en la Biblioteca. Sería lindo que pudiéramos tener clubes de lectura en español o que pudiéramos ofrecer más programas para la comunidad latina.

Nosotros en LACE creemos que el arte debería de ser para todos, tú que piensas?
De eso no hay duda. ¿De qué sirve una pintura si no es para compartirla con los demás? ¿De qué sirve una canción si no es para que la cantemos a coro? El arte se escapa, se escabulle de las manos que lo quieran aprisionar porque el arte está hecho para ser libre.

Te damos las gracias por habernos acompañado a echar el chal y a compartir con LACE algo de tus experiencias en las Bibliotecas Públicas de Austin y nos gustaría saber ¿Qué es lo que LACE puede hacer por tí?
Ojalá y que pudiéramos encontrar maneras para trabajar en conjunto y seguir apoyándonos mutuamente.

Así será y para LACE es un gusto colaborar contigo y  las Bibliotecas Públicas de Austin en beneficio de nuestra comunidad hispano-parlante.